Estado de barbecho

Una operación de garganta, dos traiciones de amistad y una ruptura amorosa…han provocado que esta seca Galleta María desapareciera de ustedes sin dar  ninguna explicación.

Hablar en tercera persona supone ser menos consciente de que esta desaparición de la que hablo es mía y solamente mía.

Pero adentremonos en el tema…aunque… ¿CINCO meses?

Pero venga, voy a ser realista. Espero no volver a hacerlo jamás, pero cuando digo jamás es jamás. Sé que lo dije una vez y que esta es la segunda, pero a la tercera..¡va la vencida!

La culpa en realidad ha sido sólo mía porque no me debería de importar lo que otros me digan de forma destructiva para hacerme daño pero en ese momento, reconozco que sí que afectó a publicar mis aventuras semanales.

¡Qué le voy a hacer! Soy así y aunque intente no ser más racional que emocional, a veces, los sentimientos me controlan.

Ahora estoy trabajando bastante este aspecto gracias a la ayuda de una amiga humana. La conocí en un bar mientras tomaba un café con leche y cacao. Se llama Ana y es muy maja. Le pagan por escuchar a los demás pero a mi no me cobra.

Me ha recomendado que no me debo latigar cada vez que mi zona de confort se vea amenazada por estas fuerzas extrañas porque siempre van a existir y no voy a poder hacer nada por neutralizarlas.

Ana también me ha dicho que soy una galleta con poca fuerza de voluntad y que tengo un largo camino por delante para cambiar este defecto. Sé que siempre tengo buenas intenciones y empiezo con fuerza, pero luego es que no sé lo que es, pero hay algo que me hace desviarme de mi objetivo. Ana cree que se debe algún trauma del pasado que no he logrado superar en mi subconsciente. 

Así que con los consejos y con mis fuerzas renovadas de voluntad, es hora de ponerse las botas, coger la mochila y emprender el camino para alcanzar mis objetivos y quererme tal y como soy.

Según Ana, es un viaje dentro de otro viaje. Es decir, amigos, yo empecé un viaje inicialmente que ni en la más remota idea pensé que me iba a llevar por el camino en el que actualmente estoy. Un camino dentro de otro camino con obstáculos y las fuerzas que he nombrado antes que van a intentar debilitarte. ¡Vaya lío!

No sabría decirte cómo se llaman porque nadie lo sabe en realidad. Sólo sé que pueden adoptar cualquier forma de ser viviente. Van a intentar aprovecharse de ti, de tus debilidades cuando las conocen, pero lo más importante es saber reconocerlas. En cuanto descubras su verdadera apariencia es muy fácil alejarte de ellas. No hay que eliminarlas, tan sólo dejarlas ir para que el trigo no se te marchite (Hombre, si eres humano o animal tienes sangre)

Va a ser duro, bueno, está siendo muy duro para mi. A todo lo que he nombrado, colega tienes que añadir un último factor que me puede dificultar el camino: los errores que yo misma cometa. Sé que hay algunos son irreversibles y que por mucho quiera volver atrás, va a ser imposible.

Hasta mañana amigos, mañana es martes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s